JujuyPrimicias.com

Cómo cuidarse del monóxido de carbono 

Con la llegada de las bajas temperaturas es fundamental conocer las medidas de prevención para evitar intoxicaciones con el monóxido de carbono.

El monóxido de carbono es un gas muy tóxico que puede causar la muerte. No tiene olor, color, sabor, no irrita los ojos ni la nariz, ni causa tos, por lo que no nos damos cuenta de su presencia en el aire. Todo artefacto (como una estufa, calefón, cocina o braseros) que se usa para quemar algún combustible (gas, carbón, leña, madera, kerosene, entre otros) puede producir monóxido de carbono en un ambiente cerrado con insuficiente cantidad de oxígeno.

Los síntomas son dolor de cabeza, mareos, somnolencia, palpitaciones, debilidad o cansancio, náuseas, vómitos, pérdida del conocimiento, convulsiones, dolor de pecho, pueden presentarse uno o varios de estos síntomas. Puede parecer una intoxicación alimentaria, una enfermedad gastrointestinal, una jaqueca, un desorden de la presión, o sólo cansancio. Las y los niños pueden presentar irritabilidad, llanto continuo, vómitos o somnolencia.

Las exposiciones prolongadas a altas concentraciones de monóxido de carbono pueden tener efectos graves y permanentes como: convulsiones, insuficiencia respiratoria, alteraciones cardíacas, amnesia y pérdida de la capacidad cognitiva, e incluso producir, en algunos casos, la muerte.

Para prevenir una intoxicación por monóxido de carbono es necesario tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Verificar el buen estado de la llama de gas: Debe ser de color azul, con los extremos trasparentes.
  • No usar el horno y hornallas para calefaccionar los ambientes.
  • El calefón no debe estar en el baño, ni en espacios cerrados o mal ventilados.
  • Ante un corte de luz, si se dispone de un generador de electricidad, colocarlo siempre en lugares abiertos.
  • Evitar el uso de artefactos a leña (braseros, salamandras, parrillas) en el interior del domicilio. Aun durante períodos cortos, pueden causar intoxicaciones graves.
  • Asegurar que la instalación de artefactos a gas sea realizada por gasistas con matrícula. Hacer revisar periódicamente la salida al exterior de calefones y estufas.
  • No dormir con llamas o brasas encendidas. Apagarlas fuera de la casa.
  • Ventilar toda la casa una vez al día. Dejar siempre una puerta o ventana entreabierta, tanto de día como de noche.
  • No mantener el motor del auto en funcionamiento cuando el garaje está cerrado. El monóxido de carbono puede concentrarse rápidamente en el ambiente. Si el garaje está conectado al resto de su hogar, se deberá cerrar bien las puertas.
  • No encender motores a combustión (grupos electrógenos o motosierras, entre otros) en ambientes cerrados, sótanos o garajes.

Mas Noticias

Abrir chat
Jujuy Primicias
Hola
¿En qué podemos ayudarte?